Ir al contenido principal

Carmen Ortueta de Salas, defensora del patrimonio

Fallece Carmen Ortueta de Salas, defensora del patrimonio 




Carmen Ortueta de Salas, defensora del patrimonio, descansa ya en Trujillo junto a su esposo Xavier de Salas. 

En Trujillo desempeñó y promovió en las últimas cuatro décadas una intensa labor cultural, hasta sus 99 años de edad, le faltaban cinco para ser centenaria. Miembro número de la Real Academia de las Letras y las Artes de Extremadura y distinguida con diversos reconocimientos por su labor de apoyo a la cultural y defensa del patrimonio histórico-artístico, Carmen Ortueta había llegado a Trujillo en 1969 junto a su marido Xavier de Salas, quien da nombre a la Fundación que mantiene, desde hace décadas, una intensa actividad cultural y educativa, desde el convento de La Coria de Trujillo, de la mano de su hijo, Jaime de Salas.

Carmen de Salas a las puertas de la Fundación son S.M. la reyna Dña Sofía
Carmen Ortueta nació en Santander en 1913 y fue una mujer adelantada a su tiempo, una de las primeras  en incorporarse a la Universidad española. Licenciada en Historia por la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense Madrid, en sus primeros años como licenciada trabajó en el Centro de Estudios Históricos bajo la dirección de su maestro Claudio Sánchez Albornoz.

Posteriormente fundó con su marido, Xavier de Salas, que por entonces era director del Museo del Prado entre 1970 y 1978, la asociación Amigos de Trujillo con el fin de preservar el casco antiguo de la ciudad extremeña.

Xavier de Salas falleció en 1982, un año después de la creación de la Fundación, pero Carmen Ortueta continuó trabajando en la protección del patrimonio y siendo el alma de la Fundación.

También ostentó la presidencia de la Fundación Hispania Nostra y fue vicepresidenta de Europa Nostra, actividad que le permitió disfrutar de la amistad y reconocimiento de la Reina.

En 1997, S.M. la reina doña Sofía le hace entrega, en Trujillo, del Premio Europa para la protección de los monumentos históricos instituido por la Fundación Alfred Toepfer Stingtun. Obtuvo este premio en reconocimiento a la labor de haber convertido las ruinas del antiguo Convento de La Coria, en 1970, en un bello recinto para la cultura. El galardón se hizo extensible al legado histórico que representa Trujillo y su buen hacer en la conservación del patrimonio.


Patio de la Sede de los Coloquios de Historia, Convento de La Coria
Intervino muy activamente en la rehabilitación de la actual sede trujillana de la Real Academia de Extremadura, en Palacio de Lorenzana; y estaba estaba galardonada con la Medalla Europa Nostra; la Medalla de Oro de las Bellas Artes del Ministerio de Educación; el Premio de Adenex 1997; y Extremeños de HOY del año 2000.

En 2006, la Fundación Xavier de Salas recibió el XVI Premio al Patrocinio y Mecenazgo Empresarial en España, en la categoría de cultura.

Convento de La Coria

Residía en Madrid en los últimos años de su vida, debido a su delicado estado de salud. En los últimos años dejó de frecuentar tan asiduamente el Convento de la Coria como gustaba siempre.

Murió el Viernes, 24 de Febrero de 2012 en Madrid, aunque su cuerpo fue trasladado y descansa en Trujillo junto a los de su marido, en una zona trasera de la propia Fundación lindera con el cementerio de Trujillo.

 
Jaime de Salas

El matrimonio tuvo cuatro hijos, uno de ellos falleció pero los otros tres mantienen vínculos con Extremadura; y su hija Carmen reside en Trujillo; aunque es especialmente Jaime de Salas quien ha continuado la tarea de mecenazgo, cuidando del patrimonio y fomento de la cultura.









¿Eres webmaster? 3000 visitas para tu web por 9€ -> http://linkeur.es/.CA77  

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…