Ir al contenido principal

Amón

 
 
Samir Hiweg Amón: La principal representación divina de la ciudad de Tebas. En su origen personificó los vientos, y, como tal, era el protector de los navegantes. Su nombre significa "el invisible". Acabó fusionándose con el Sol, recibiendo el nombre de Amón-Ra. Se representa bajo aspecto humano, y con un tocado consistente en una corona de dos grandes plumas verticales juntas de halcón.
Los animales que le representan son el ganso y el carnero. Era el emblema del Imperio y el patrono de la Monarquía. De origen modesto, Amón se asimila a Ra.
 
Amón era el emblema local de Tebas, considerado como el representante de la fecundidad y del viento que empuja los barcos de vela, alimenta los pulmones y transporta los granos del polen para fecundar las plantas. Así Amón da vida mientras está invisible. Se le da la forma de un hombre vestido con un paño, la cabeza cubierta por un mortero coronado por dos plumas. A veces también tiene la cabeza de un carnero. Su esposa Mut, la señora del cielo, tiene la forma de un buitre y su hijo Jonsu, la de un niño coronado con una luna creciente. Es un néter sin historia y, precisamente por esta razón, toma la de los demás. 
 
Cuando Amenemhat I fundó la XII dinastía y ya Tebas se había erguido en la capital de Egipto, se convirtió en el protector y conductor de la nación; incluso fue designado como el Rey de los neterú, los representantes de atributos divinos. Se creía, efectivamente, que los jefes que habían conseguido la hazaña de reunir Egipto bajo su autoridad, sólo podían haberlo logrado gracias a la invocación a Montu o a Amón, neterú de guerra. 
 
Samir Hiweg, guía turístico de habla bilingüe.

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…