Ir al contenido principal

Los escarabajos y el sol en Egipto

Samir Hiweg Debo subrayar la semejanza entre el sol y el escarabajo, los dos pueden representar el ideograma del verbo Jeper en la antigua lengua egipcia, sobre todo, de Jepri, el que nace por sí mismo. El escarabajo pelotero empuja a una pelota de estiércol para colocarla dentro de una grieta apropiada, de la cual van saliendo, después de pasar una temporada, unos escarabajos peloteros. Los antiguos egipcios relacionaron este ciclo con el del sol y con el verbo jeper que quiere decir nacer o existir. Pues, el escarabajo o el sol indicaba el nombre del que nace o existe por sí mismo: Dios. Según los Textos de las Pirámides la Tierra era un escupitajo de Jepri, símbolo de la vida eterna; era la imagen de la constante transformación de la existencia en la mitología egipcia. El escarabajo estaba vinculado con Jepri, forma de Ra como Sol naciente.
 
Samir Hiweg, guía turístico bilingüe.

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…