Ir al contenido principal

FENICIOS





El nombre étnico que se daban los fenicios a sí mismos era el de kenaʿani, «canaaneos» o  bin kenaʿan, «hijos de Canaán», coincidiendo con el bíblico pueblo cananeo.

Desde principios del III milenio a. C. la Fenicia histórica poblada por semitas cananeos, se extendía sobre una franja costera de 40 km, en una distancia de unos 300 km desde el Monte Carmelo hasta Ugarit. El suelo montañoso era poco apto para la agricultura; y, aunque este pueblo se esforzó por sacarle provecho, se vio obligado a orientarse hacia las actividades marinas.

El mar se imponía a este pueblo que estaba dividido en pequeñas ciudades estado a las que separaban espolones rocosos, el cabotaje era entonces mejor opción que las vías terrestres para contactar entre las ciudades, que aparecían como un rosario desde Acre y Tiro, por Sidón y Biblos, hasta Arados y Ugarit.
Fenicia era un estrecho paso entre el mar y el desierto de Siria, en contacto con Egipto al sur, a través de Canaán y del Sinaí; y al norte, con Mesopotamia y Asia Menor a través del Éufrates. Su posición era estratégica para el comercio,  lo que la hacía ser codiciada por los poderosos imperios vecinos.



Los griegos los llamaron phoínikes, «rojos, púrpuras», entre ellos eran muy apreciados los tintes de color púrpura con los que comerciaban. Lógicamente de phoíniks el término derivó a «fenicio», que se aplica a los descendientes de los cananeos que habitaban en la franja costera desde el actual Israel, Dor, hasta Arados o Arwad, que es la actual Siria, entre el año 1200 a. C. y la conquista musulmana.

La cultura fenicia es una civilización antigua que se situó en el actual Líbano y como característica, el crecimiento desproporcionado de sus ciudades, junto a las frecuentes guerras, han dificultado el hallazgo de restos arqueológicos que hablen de su cultura material. No obstante dejaron importante legado cultural y un importante vínculo entre las civilizaciones del Mediterráneo, el comercio y el alfabeto.

Aprovecharon al máximo las posibilidades del suelo para explotación agrícola cultivando en las laderas de las montañas y los bosques de cedros del Líbano, las maderas de Oriente, les permitían la explotación maderera.


 

 
El vino fenicio constituyó un artículo principal y por medio del contacto y del comercio entre los pueblos difundieron su viticultura y su producción de vino, propagando varios tipos de vid. Aún hoy los paises en donde ellos introdujeron  introdujeron esta cultura del vino siguen elaborando variedades muy aptas en el mercado internacional, Argelia, Egipto, España, Grecia, Italia, Líbano, Portugal, Túnez.


Su cerámica muy utilizada y comercializada, tanto como los objetos de vidrio coloreado y tejidos de lana teñidos con la púrpura de Tiro, el colorante lo extraían de un molusco llamado múrice, del género Murex; su nombre en griego era phoinikes, derivado de phoinos que significaba "rojo sangre". Desarrollan también una industria de artículos de lujo con gran valor comercial constituidos por joyas, perfumes y cosméticos. El comercio constituía una actividad principal y la necesidad del transporte a largas distancias estimularía la construcción naval y la constante mejora de sus técnicas de navegación.

 


Colonización fenicia tiene sentido por la necesidad de abastecimiento en distintos puntos de su recorrido, pero la navegación imponía ciertas limitaciones, debían descansar y estas escalas se irían transformándose con el tiempo en establecimientos permanentes desde donde se abastecerían y que permitieran el almacenamiento y el comercio estable con otros pueblos nativos de los distintos puntos visitados.

Se asientan en factorías o colonias, que van poblando y desarrollándose convirtiéndose en enclaves muy valiosos siempre siendo puntos cercanos a las costas; y en Sidón crearon asentamientos-almacenes amurallados; los de Tiro fundan Cartago hacia el año 800 a. C. en el norte de África, Qart Hadasht , con una posición estratégica entre el Mediterráneo occidental y el Mediterráneo oriental, que  la convertiría en la más importante de todas estas colonias y que acaba por acoger el grueso de la civilización púnica cuando el Imperio persa conquista las ciudades metropolitanas del Levante hacia el 539 a. C.

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…