Ir al contenido principal

Itálica, una vuelta al clasicismo





Itálica fue cuna de los emperadores Trajano y Adriano, y data del 206 antes de Cristo cuando Escipión el Africano la funda después de su victoria en la Batalla de Ilipa a los cartagineses.

Las calles están pavimentadas, tienen sistema de saneamiento, conducción de aguas y galerías. Los romanos aprovechaban los materiales de la zona y de otras culturas para sus construcciones, así que según se entra, a mano izquierda, si bajáis la vista y miráis al suelo, veréis alguna lápida funeraria en la que se representa el prestigio del propietario que era poseedor de un carro, representado éste de forma plana.

Cuando nos adentramos en la villa vemos un ejemplo de civilización que convive con la naturaleza y con sus dioses, el ejemplo que actualmente se debería seguir, la simbiosis con la naturaleza hace que el hombre se encuentre consigo mismo.


Sus casas conservan las teselas de sus mosaicos que representan a  la Gorgona, a los dioses del mar, signos del zodiaco, etc. Las casas patricias muestran la típica arquitectura romana, en la que fácilmente nos podemos ver transportados a comienzos de nuestra era. Según nos adentramos en la casa, veremos la disposición de las habitaciones, el impluvium para recoger las aguas de la lluvia que habría previamente sido canalizada por el sistema de tejas que formaba los tejados que cubrían las habitaciones y daban al patio central. También muestras de peanas de dioses lares y penates; avenidas y calles, parques y zonas de recreo y culturales.


Se puede ver el teatro, en el mismo pueblo; y el espléndido anfiteatro, que se convierte en circo y escenario de las naumaquias, el circo donde combatieron las fieras, las calles pavimentadas y los grandes foros donde un día se levantaron los grandes monumentos de la administración guardan un eco lejano en este singular mundo de ruinas y piedras reconstruidas. Visitar Itálica es una invitación a vestir con toga romana. La historia la sitúa entre las grandes ciudades de la república, y sobre todo, del imperio.


Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…