Ir al contenido principal

Ebionitas o Nazarenos


El sermón de la montaña por Carl Heinrich Bloch, 1890.

Son una secta de tendencia judaizante que se extiende por Palestina y Siria. Sus seguidores fueron los judíos que se convirtieron al Cristianismo pero quisieron conservar muchas de sus prácticas y tradiciones. 

El término ebionitas es una transliteración de un vocablo arameo que significa “hombres pobres” y aparece por primera vez en San Ireneo (Adv. Haer., I, XXVI, 2), pero sin designar un significado.

Orígenes (Contra Celso, II, I; De Princ., IV, I, 22) y Eusebio (Hist. Eccl., III.27) los asocia como a su  nombre con la pobreza de su entendimiento, con la pobreza de la Ley a que se aferraban, o con el concepto pobre que tenían sobre Cristo, pero el término podría hacer referencia a que esta comunidad se empobrecía por repartir todo lo que tenía, este era su sentido de comunidad . 

Otros escritores, como Tertuliano en De Praescr., XXXIII; De Carne Chr., XIV, 18; San Hipólito (cfr. Pseudo-Tert., Adv. Haer., III, reflejo del perdido Sintagma de Hipólito) y San Epifanio (Haeres., XXX) derivan el nombre de la secta de su fundador, Ebión. Epifanio menciona incluso su lugar de nacimiento, una aldea llamada Cochabe, en el distrito de Basán, y relata que viajó por Asia, y que llegó a visitar Roma. 

Entre los estudiosos modernos, Hilgenfeld afirma la historicidad de Ebión, basándose en algunos pasajes atribuidos a Ebión por San Jerónimo (Comm. in Gal., III, 14) y por el autor de una compilación de textos patrísticos contra los monotelitas. Pero no existen sobradas garantías de autenticidad, con lo cual Ebión sería un personaje fabulado para dar consistencia al término ebionita.
 
Pudiera ser también que el nombre fuera auto-impuesto por los que se decían bienaventurados de ser pobres en espíritu o los que decían seguir el ejemplo de los primeros cristianos en Jerusalén, que pusieron sus bienes al servicio de los Apóstoles.
Decían que Dios había dividido la creación entre Jesucristo y el demonio, concediéndole a éste último, poder sobre el mundo; en cambio a Cristo, le correspondía el poder de la eternidad. 

Estabanaferrados al monoteísmo estricto y unitario; y sus seguidores promovieron la estricta observancia de la ley de Moisés, pues era ésta indispensable para alcanzar la salvación. 

Rechazan las enseñanzas de San Pablo, al que acusan de ‘apostata’; y en vista de la dificultad que encontraban por conciliar el unitarismo de Dios con la divinidad de Cristo, se deciden por esta última, por lo cual Cristo sería solamente hombre, un hombre común, engendrado como cualquiera, puesto que lo creían hijo de José ( o de un soldado romano) y de María, de la que mayoría de ellos rechazaba su virginidad. 

Según los ebionistas, Cristo alcanzó el carácter de Mesías o ‘Hijo de Dios’ por sus virtudes ‘divinas’ al habérsele unido un ser ‘celestial’, pero negando que la fe en Él pudiera traer aparejada la salvación. 

Rechazaron los escritos del Nuevo Testamento, excepto el evangelio de S. Mateo, negando el versículo 1,13 que hace referencia a la Virgen María; y, guiándose preferentemente por los evangelios apócrifos, ‘Evangelio de los Hebreos’ y el ‘Evangelio de Pedro’. 

Estas doctrinas heterodoxas fueron repudiados tanto por el pueblo judío por ‘apóstatas’, como por los cristianos por ‘herejes’. 

No han llegado hasta nuestros días escritos de los herejes ebionitas, sus doctrinas se conocen por las referencias hechas por Orígenes y por San Ireneo. La herejía ebionita desapareció en el curso del s. IV.

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…