Ir al contenido principal

Encratismo


El Encratismo es una herejía promovida por Julio Cassiano, autor de la obra ‘Según la Continencia’, y por su discípulo Taciano, siendo este su organizador. Ambos están orientados por el principio gnóstico que identificala materia con el mal, raiz del dualismo gnóstico; y están en la creencia de la necesidad de luchar contra ella. Ambos profesan un ascetismo riguroso prohibiendo la consumición de vino, así que celebraban la eucaristía con agua; y también de carne,  así como también la ostentación de riquezas. 

Consideran el matrimonio como la exaltación de la materia y por tanto del mal. 

Se estima que los Hechos de San Pablo, San Juan y San Pedro apócrifos fueron escritos por seguidores del encratismo. 

Las diversas posturas que surgieron en el seno de esta filosofía originaron multiples nuevas sectas, entre las que destaca la de los Severianos, liderados por un tal Severo, quienes influenciados los ebionitas, rechazaron las epístolas de San Pablo y los Hechos de los Apóstoles. 

Los Continentes están muy influenciados por el maniqueismo; los Apotácticos o también conocidos como renunciadores, se caracterizaban por llevar una  fuertemente ascética vida que exigía la renuncia a todo placer temporal; los Acuarianos o hidropasianos, cuyo nombre viene de su práctica de celebración de la Eucaristía sólo con agua; y  los Sacóforos, que se distinguían por la vestimenta que usaban. Sus principales adversarios fueron Tertuliano, Epifanio, San Hipólito romano, San Ireneo, Orígenes y Clemente de Alejandría. 

Eustaquio de Sabaste, asceta capadocio, durante el s. IV, dio un nuevo impulso al encratismo,  fue condenado en el año 390 por el papa san Siricio (385-398) en el sínodo llevado a cabo en Sido de Panfilia, para luego desaparecer.  

 

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…