Ir al contenido principal

Pelagismo


Surgimiento en el siglo V y tiene posterior difusión. Esta herejía se debe al monje inglés, Pelagio (354-427) y a su discípulo, Celestio; que creían que el hombre por sí mismo, sin intervención de la Gracia y sólo ejercitando las virtudes morales y religiosas contenidas en los Evangelios, podía evitar el pecado y conquistar la vida eterna. 

El hombre no podía haber sido creado por Dios como un ser inferior a su destino de eternidad. 
 
El bautismo se trataba un mero símbolo de iniciación cristiana, quitándole toda significación para la salvación. La Gracia era relegada a iluminación de la voluntad humana, pero sin afectarla ni transformarla. 

La redención de Cristo carecía de mayor significación que la de ‘invitar’ al creyente a transitar una vida de virtud, sin que la misma haya afectado en lo más mínimo a la humanidad.

San Agustín se enfrentó decididamente al pelagianismo, que por entonces ya se había extendido por todo el norte de Africa, por las actuaciones Celso y el obispo Juliano; por el  sur de Italia y Palestina. 

Todas las doctrinas pelagianas fueron condenadas en los concilios de Cartago (411 y 416), Milevi (416) y por el papa Zósimo (417-418) reiteradamente
 
Pelagio y Celestio fueron desterrados del Imperio por el emperador Heraclio (418) y sus doctrinas  condenadas definitivamente en el Concilio ecuménico de Efeso (431) convocado durante el pontificado de san Celestino I (422-432).

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…