Ir al contenido principal

Las tumbas del Valle de los Reyes



 
 
Las tumbas pertenecientes a los reyes de Egipto se encuentran decoradas con varias escenas de la mitología egipcia y han logrado dar indicios de los rituales funerarios y creencias que se tenían en diferentes épocas. Todas las tumbas que se han encontrado fueron abiertas y robadas en la antigüedad, sin embargo cuando fueron descubiertas aún mantenían una gran cantidad de objetos que daban razón de la importancia de los gobernantes de la época.
 

 
Meretséguer: Serpiente patrona de la necrópolis tebana, en especial de la colina piramidal que domina el Valle de los Reyes. Su nombre significa "la que ama el silencio", en referencia a la desolada región en la que habitaba.
 
Es patrona de las necrópolis tebanas donde se manifiesta como una forma local de Hat Hur. Simbolizaba lo crónico, dado que ella moraba en Occidente, el lugar donde se localizaba el Más Allá. Habitaba en la cima de la colina que domina el Valle de los Reyes y llevaba el título de “La que ama el silencio”, “Señora del Oeste”, es decir, de la montaña que acoge en su seno los cuerpos de los difuntos del área tebana. Llamada en ocasiones Dehenet-Amentet, "la colina de Occidente", en referencia a su identificación con su lugar de dominio.
 
Además de proteger los enterramientos situados en la orilla Oeste de Tebas, fue encargada de la justicia y la medicina. Meretséguer podía causar la muerte y podía proteger contra la picadura de los ofidios. Podría acarrear o curar la ceguera. Como todas las serpientes, Meretséguer se identificó con el uraeus cobra real. Como viñeta simboliza lo infinito o el laberinto.
 
 

 
Sóquer de la necrópolis de Saqqara poseía una extraña barca, Henu, que contenía su imagen momiforme, guardada por genios. Cuando su barca surcaba el río subterráneo, al llegar al desierto, tenía que transformarse en una serpiente para poder avanzar por sus arenas. Tal vez, esa serpiente era Meretséguer.
 
 
Comentarios de Samir Hiweg, guía egípcio y correcciones al español MCarmen calderón Berrocal, historiadora
 

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…