Ir al contenido principal

La Guerra de la Independencia en la provincia de Cuenca




 

Si algo nos caracteriza a los españoles es que siempre estamos quitándonos de encima a invasores: musulmanes, franceses... Cuando uno se hace miel se lo comen las moscas. Y eso es Cuenca, panal de rica miel al que hay que acudir si uno es mínimamente curioso.

En Cuenca no solamente encontramos naturaleza en estado puro y excelentes monumentos y otras de arte por doquier, aquí también la Historia desempeñó papeles estelares. Caso es el de la Batalla de Uclés, que tuvo ocasión el día 13 de Enero de 1809.

En ella las tropas españolas hicieron frente a los “mamelucos”, que es el apodo que el vulgo les había puesto en la época; también llamados gabachos y fanfarrones en la época de lucha y hasta nuestros días cuando se emplea lenguaje vulgar peyorativo. Recordemos las coplillas burlescas que en Cádiz se hicieron: “Con las bombas que tiran los fanfarrones se hacen las gaditanas tirabuzones”.


El resultado no fue sino la victoria francesa y un durísimo precio que tuvieron que pagar los derrotados a manos del refinamiento francés que se esmeró en crímenes, asaltos y destrozos tanto en el pueblo, con los vecinos como en el monasterio. Se hicieron burla de los monjes a los que cargaron con albardas y angarilla; en la carnicería degollaban a los hombres; y las mujeres eran violadas en más de 300 su número tras lo cual fueron encerradas en la iglesia y quemadas vivas.

En la Batalla de Uclés se los combatió con el resultado de 2000 muertos o heridos y 6000 prisioneros. Pero la Guerra de la Independencia no fue sólo eso, duró desde 1808 a 1814 y lamentablemente famosas fueron los alzamientos del Dos y Tres de Mayo en Madrid, las Batallas de Albuera, Alcañiz, Almonacid, Arapiles, Astorga, Badajoz, Bailén, Bruc, Cádiz, Chiclana, Fuengirola, Gamonal, Gévora, Medellín, Medina de Rioseco, Puentesampayo, Ocaña, Sagunto, Sahagún, San Marcial, Somosierra, Talavera, Tudela, Valdepeñas, Valencia, Valmaseda, Vitoria, Zaragoza.

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…