Ir al contenido principal

Consumo e higiene en la Edad Media y Moderna



El consumo elevado de carne en la cúspide social causó enfermedades muy comunes a lo largo de la Edad Media y Moderna, entre ellas la gota, debido a los altos niveles de ácido úrico que producía su ingesta en abundancia.

Frente a la abundancia de las clases altas, en las bajas la enfermedad se ceba pero en otro sentido, debido a la falta de variedad en su dieta y a la ausencia de ciertos nutrientes, como la vitamina C, lo que produjo enfermedades como el escorbuto.

La falta de higiene junto a los productos de baja calidad o en deficiente estado produjeron distintas afecciones, como el "Fuego de San Antón" o ergotismo, producido por un hongo que prolifera cuando el centeno está en mal estado.

Aparte de la enfermedad, la ingesta de micotoxinas procedentes de los hongos producían efectos secundarios tales como alucinaciones, contracción arterial, convulsiones, necrosis de los tejidos y aparición de gangrena principalmente en extremidades.

La Edad Media y Modernacontó con la presencia de demasiadas hambrunas, devastaciones del terreno por la guerra, la peste negra o peste bubónica, que afectó a Europa cobrándose en el siglo XV un tercio de la población europea, según algunos autores el porcentaje habría ascendido al 60%.

El Llibre de Sent Soví , c. 1324, es vital para el conocimiento de la historia de la alimentación en la Edad Media y también los orígenes de la cocina catalana.

El The Mediveal Cookbook, de Maggie Black, realiza un recorrido por la Edad Media a través de sus recetas de cocina y constituye un análisis de historias y costumbres de diversas regiones europeas. Presenta recetas originales y sus adaptaciones contemporáneas para poder prepararlas con los ingredientes que contemporáneamente tenemos al alcance.

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…