Ir al contenido principal

La muralla de Sevilla. Puertas y postigos

 


El acceso a Sevilla se efectuaba principalmente por los postigos o puertas. Las puertas podían ser reales o públicas, y privadas; tenían su acceso acodado y carecían de decoración a diferencia de las puertas magrebíes.


Entre puertas y postigos la ciudad de Sevilla contaba con diecinueve accesos que son los que siguen:

Puertas de entrada Puerta de la Almenilla, de origen almorávide que fue reformada constantemente; vulgo “de la Barqueta”, frente a la Calle Calatrava, en la plazoleta del Blanquillo, hoy Calle Blanquillo.


Puerta del Arenal, de origen almorávide y reconstruida en los siglo XVI y en el XVIII; estaba en la esquina de las scalle Castelar con García de Vinuesa.


Puerta de Carmona, su origen es almorávide, fue  reformada totalmente en el siglo XVI y derribada en 1868; tenía su ubicación en la esquina de las calles San Esteban con Menéndez Pelayo.


Puerta de la Carne, de origen y construcción almorávide, reformada totalmente en el siglo XVI; estaba  en la calle Menéndez Pelayo, a la altura en la que empieza la calle Santa María la Blanca.



 


Puerta de Córdoba, que origen almorávide yfue  reformada en el siglo XVI; se situaba frente al Convento de los Capuchinos, junto a la prisión de San Hermenegildo, que se conserva, junto a la Iglesia de San Hermenegildo en frente del mencionado convento, es uno de los espacios que mejor conserva la disposición originaria.




Puerta de Jerez, su origen es califal y estaba situada en la calle San Gregorio, en su extremo oeste, en dirección al río. Tenía grabados versos alusivos a la historia de la ciudad. Aún se conservan restos de la muralla en la cilla, que hoy forma parte del complejo que forma el Archivo General de Indias.





 

Puerta de la Macarena, de origen almorávide y reformada en el siglo XVIII;  se conserva restaurada frente a la Basílica de La Macarena, toma su nombre de una hacienda romana, la Hacienda de Macario, lugar en el que se construyó el Hospital de las Cinco Llagas y que actualmente es Parlamento de Andalucía.





Puerta Osario, de origen almorávide, se localizaba entre las calles Valle y Puñonrostro.

 

Puerta Real, de origen almorávide y que fue reconstruida en el siglo XVI, también se le llama Puerta de Goles; se encontraba en la esquina de la calle Goles, que toma su nombre, con la calle Alfonso XII, mirando al río por el NO de la ciudad.







Puerta de San Fernando, fue construida en el siglo XVIII, es por tanto la más moderna; se localizaba a la altura de la Real Fábrica de Tabacos, hoy Universidad.






Puerta de San Juan, su origen es almorávide y estaba situada en la calle Guadalquivir, entre la calle San Vicente y la calle Torneo, también al NO de la ciudad, frente a la Isla de la Cartuja.




Puerta del Sol, de origen almorávide y reformada en el siglo XVI; se situaba al final de la calle Sol, su nombre procede del sol que tenía grabado sobre el dintel quizás señalando el nacimiento del sol por el E de la ciudad.




Puerta de Triana, de origen almorávide fue reconstruida en 1585 y derribada en 1868; estaba en la actual calle Zaragoza, confluencia con la calle Moratín, donde en la actualidad está señalada su antigua ubicación.






Los postigos de acceso fueron el Postigo del Aceite, de origen almorávide, muy reformado; vía de entrada del aceite en Sevilla; se encontraba entre el actual edificio de Correos y la Casa del Cabildo.




Postigo del Alcázar, su origen es almohade, sustituyó la torre-puerta califal; también se lo conoció como Postigo de la Torre del Agua, del callejón de la Judería que hoy lleva su nombre, Callejón del Agua, o de la Huerta del Retiro. Se encuentra situado en la calle Judería.






Postigo del Carbón, de origen almorávide, en el siglo XVI se trasladó del principio de la calle Santander al final de la misma que antes se llamaba Calle del Carbón, había tomado el nombre del postigo.





Postigo de la Feria, también llamado Postigo de la Basura al final de la Calle Feria, esquina con la calle Bécquer.

Postigo del Jabón, estaba situado en las inmediaciones de la calle Tintes.




525970_Angel Sunglasses

525970_Jewelry General w/ Free Shipping

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…