Ir al contenido principal

Altar fenicio de 2700 años encontrado en Coria del Río

 

 


  
Arqueólogos, biólogos, botánicos y restauradores del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH) han extraído información de un altar fenicio del siglo VII antes de Cristo, hallado en Coria del Río (Sevilla), que ha conservado restos biológicos durante 2.700 años.
Los restos hallados en la tierra arcillosa prensada con la que se construyó este altar de 90 centímetros de largo por 60 de ancho y 45 de altura y casi media tonelada de peso ha revelado que los rituales fenicios efectuados por los tartesicos incluían la incineración de vísceras de caprinos, empleando maderas de encinas, alcornoques, chaparros, olivos y jaras. También se encontraron diversas muestras de polen y cristales de oxalato, que producen algunas especies vegetales sometidas a estrés, restos de pino y encina y piedras que habían estado, al parecer, en el interior del intestino de una cabra.
Falta por concluir la búsqueda de ADN de la grasa de las manos del constructor o constructores del altar, un rastreo del que no existe precedente y que se efectúa con ayuda de especialistas de la Universidad de Upsala (Suecia).
Aunque el altar carezca de monumentalidad, estética o belleza, se trata de un hallazgo importante por la información que aporta sobre los ritos al dios Baal y sobre la cultura tartesica y fenicia.
 
La directora del Museo Arqueológico de Sevilla, ha expresado que la pieza ahora restaurada se mostrará en una nueva sala dedicada al Tesoro del Carambolo y cultura tartésica.
Parece ser que sólo existen otros dos altares similares, el del Carambolo en Sevilla y el de Cancho Roano en Zalamea de la Serena, Badajoz; y que el estudio de este hallado en Coria ha permitido determinar que los sacrificios no se efectuabas en el altar, sino en una estancia apartada. Las
vísceras y carne de animales se ofrecían ya asadas, posiblemente en bandejas metálicas, pues no se han encontrado microcarbones; esto eliminaría la posibilidad de combustión sobre el altar.

La tierra arcillosa prensada o adobe con la que fue construida tanto la base del altar como sus paredes eran de "tierra virgen", el constructor la extrajo a cierta profundidad. Se pretende investigar para extraer su ADN que informaría sobre su procedencia, y esto a su vez ayudaría a aclarar la relación entre los fenicios procedentes del Oriente Próximo y la población autóctona o tartesica. Ambas poblaciones convivían también en el interior de la Península y no solo en las costas, como se pensó durante años. Los fenicios se habrían integrado en la población autóctona, la tartésica.
El altar, que  fue hallado en 1997 en el casco urbano de Coria del Río, por José Luis Escacena, ayudará a contextualizar el Tesoro del Carambolo, un tesoro con 2.700 años de antigüedad que supone tres kilos de oro; ayudará a conocer la cultura tartesica. Se extrajo de su yacimiento tal y como fue encontrado, fracturado en dos partes, por la mitad, con la tierra acumulada en su interior intacta.
Fuente: El Mundo.es

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…