Ir al contenido principal

Torres almenaras en el litoral onuvense

 
Contra el infiel España debía defenderse de continuos ataques, secuestros, robos, razzias que perseguían debilitar el poder peninsular y hacerse con el territorio y la soberanía peninsular. Contra este peligro, durante el reinado de Felipe II, se decide la construcción de las Torres Almenaras, aunque la mayoría se construyen durante el reinado de Felipe IV, al caer 1638.


“Almenara” significa toda torre donde se enciende un fuego para alertar sobre algo.
 
Las torres o restos arqueológicos que podemos ver en las playas del Golfo de Cádiz y el litoral onubense  presentan similares características arquitectónicas, constan de cuerpo troncocónico y estan la mayoría de ellas preparadas para poder utilizar artillería desde ellas.
 
Cada torre tiene una sola puerta, en la fachada norte, y ésta se encuentra a media altura; la puerta comunica en el interior con una cámara generalmente cubierta con bóveda semiesférica. En el centro de la cámara un aljibe o pozo hacía posible que la guarnición pudiera repostar agua sin necesidad de salir de la estancia. Es también aquí en este punto de donde arranca una escalera de caracol, adaptada al ancho del muro y que viene a conectar con el terrado superior.
 
Algunas torres almenaras han quedado en terrenos robados por el mar; y otras quedan tan alejadas de la orilla que, en algunos casos, hasta se pierden a la vista desde la playa. El litoral onubense se ha caracterizado por su gran capacidad de modificación a lo largo del tiempo.
 
Los estudios geológicos hablan de una línea escarpada antigua, de barrancos o acantilados, sobre los que rompía el mar; en vista de lo cual, la configuración actual es considerablemente distinta a la de épocas pasadas, circunstancia que ha provocado que el estado de conservación sea distinto dependiendo de la situación en la las torres que quedaron.

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…