Ir al contenido principal

Entradas

SANTA MARIA DEGLI ANGELI ALLE TERME DI DIOCLEZIANO, EN ROMA

El neosacerdote de Cefalù, Antonio Lo Duca,en 1516, regresó a Sicilia, con el encargo de enseñar música y canto coral a los clérigos en Palermo. La sede de sus clases era una iglesia antiquísima cerrada al culto tras el ábside de la catedral. En una lección, Mons. Bellorosso, Vicario General, y otros canónigos presentes, notaron tras el polvo que había historia de ángeles en el muro de la derecha del altar mayor, frescos seguramente tardomedievales, lo que suscitó un movimiento devocional y la erección de la cofradía de los Siete Arcángeles, imperial, porque el primer inscrito fue Carlos V.

Al año siguiente, 1517, nuestro clérigo músico decidió marchar a Roma para verificar si allí había iglesia o capilla con este título. Ejerciendo de capellán del Cardenal Del Monte, éste le contó que el Papa Sixto IV en 1471 había hecho llamar al convento de San Pietro in Montorio a un franciscano portugués, el Beato Amodeo da Sylva como confesor, que en su “Apocalysis Nova” nombra a lo…
Entradas recientes

SANTA MARIA AUXILIUM CHRISTIANORUM EN SAN CARLO AL CORSO

Comentario y fotografías de Ramón De La Campa DÍA 8, EN ROMA, SANTA MARIA AUXILIUM CHRISTIANORUM EN SAN CARLO AL CORSO
En la basílica romana de los lombardos, la segunda capilla de la nave de la epístola está dedicada a María bajo el título de Auxilio de los Cristianos, cuya representación pictórica es obra de Domenico Cassarotti, donada por San Vicente Pallotti en 1839, porque allí había predicado a menudo el mes de mayo en honor de María.
Este santo era gran devoto de María; siempre llevaba en la diestra un cuadrito de la Virgen, sujeta a la muñeca por una cadenilla, que ofrecía a la veneración de los fieles. Es una pequeña reproducción en marfil con la misma iconografía del lienzo: la Virgen sosteniendo al Niño con la derecha sobre sus rodillas y con la izquierda muestra su corazón llameante y circundado de espinas.

7 DE MAYO, EN ROMA, SANTA MARIA IN ARACOELI

Comentario e imágenes de Ramón De La Campa Esta iglesia, originalmente, recibió el nombre de Santa Maria in Capitolio, por su ubicación en dicha colina; pero en el siglo XIV ya había sido rebautizada. Se construyó o bien sobre el templo de Juno Moneta, erigido sobre el Arx, o reemplazó el auguraculum, sede de los augures. El icono ya estaba en la primitiva iglesia cuando la regían los benedictinos. Los franciscanos sustituyeron a los benedictinos y la reedificaron en 1250, custodios desde entonces de la imagen.

Una leyenda medieval narra que la iglesia está construida sobre un “Ara primogeniti Dei” de César Augusto, donde la sibila tiburtina profetizó a Augusto la llegada de un Salvador. Por esta razón las figuras de Augusto y de la Sibila Tiburtina se encuentran pintadas a ambos lados del arco sobre el altar.

El icono es una pequeña tabla de haya (82X51 cm), con la Virgen representada de frente, de medio cuerpo sobre un fondo dorado y con nimbo también dorado, con la ca…

Una casa con solera en Huelva

Esta casa se ubica en la calle Berdigón, nº 14 y en la actualidad es un bar. Fue construída sobre 1450, ha pasado de 568 años ya, con lo cual, antes de que Cristóbal Colón descubriese América, esta casa ya existía, siendo incluso más antigua que el convento de las Agustinas.

Habitaron la casa familias de pescadores y, en su interior, todavía conserva una rampa de piedra para bajar las barcas a la ría de Huelva, que data de un tiempo en el que el agua del mar llegaba hasta la misma casa.


San Jorge

Originario de la Capadocia, era tribuno militare en Palestina. Convirtiéndose al cristianismo, durante la persecución de Diocleciano (siglo IV), fue arrestado y torturado muchas veces, superando pruebas inenarrables. Finalmente fue decapitado.

Sobre su tumba, en Lydda (Palestina), surgió un santuario ya en el siglo IV.

El Papa Zacarías (741-752) transportó a la iglesia romana de S. Giorgio in Velabro, con una solemne procesión, la reliquia de su cabeza, encontrada en Letrán.

En un busto de plata, donado por el cardenal Annibaldo de Ceccano (+1350), fue luego trasladado S. Pedro del Vaticano.

El 16 de enero de 1408 fue definitivamente transferido de nuevo a S. Giorgio in Velabro, donde se puede ver el relicario tras la fenestella confessionis del altar mayor.





Comentarios e imágenes de Ramón de la Campa Carmona.

Sobre el Juicio de Jesucristo

Por su interés redirecciono a Revista de Historia Una mirada jurídica: el juicio a Jesucristo Calificado por algunos juristas como “el juicio más infame de la historia”, el juicio a Jesucristo merece un estudio pormenorizado, tanto por la importancia histórica del personaje como por las innumerables irregularidades cometidas a lo largo del proceso. Más allá de las disquisiciones sobre si existe un Derecho natural o no, pudiéndose abordar tanto desde una perspectiva iusnaturalista como una iuspositivista, parece verosímil afirmar que en cierto modo tenemos inscrito en nuestros genes, en nuestro ser una noción de justicia que nos hace estremecer ante la condena del justo y aborrecer la tergiversación de la justicia, y más cuando esta se usa para conculcar los derechos de un inocente. Continuar leyendo...

Profecía de San Juan Pablo II

La Historia puede estudiarse,interpretarse hacia el pasado y hacia el futuro, tal como en la psiquiatría en tema de regresiones se puede "recordar" hacia el pasado y hacia el futuro. El tiempo es una apreciación del hombre, que nocomprende en realidad a interpretar en su totalidad el concepto en sí. El tiempo va unido a "depende", de la velocidad, de la prisa, de.....  En esta ocasión el tiempo ha sido vivido haia adelante, por San Juan Palblo II, un ser adelantado a su tiempo y con una dimensiónespiritual muy por encima del resto de los humanos. Él "ES" un ser destinado a mostrar el camino a los demás. Veamos:


Gabriel Ariza <gariza@infovaticana.com> difunde por correo en Mar 21/11/2017, 8:47 un texto singular que comparto:

Buenos días. Es una profecía inquietante la que San Juan Pablo II le hizo a un joven sacerdote italiano, compañero de montaña ¿Sabías que San Juan Pablo II acostumbraba a escaparse de Roma para esquiar en Los Abruzos? Lo hací…