Ir al contenido principal

La muralla de Sevilla entre los siglos siglos XVII-XIX






Torreón del lienzo de muralla de La Macarena.



La primera función y originaria de la muralla, su valor defensivo, deja paso al valor comercial. Sevilla ya no tiene que defenderse de invasores, pero en ella ha surgido un increíble comercio.

El valor comercial también está relacionado con las crecidas del Guadalquivir, su presencia suponía un factor aislante y la convertía de este modo en aduana a través de la cual se regula y canaliza el acceso a la ciudad mediante un pago estipulado, un arancel.

La muralla también suponía vigilancia y facilitaba el cobro de tributos importantes y de impuestos que se aplicaban a tránsito de personas y mercancías, como el portazgo, alcabala o el cornado de la cerca, que era un tributo especial existente en España para este tipo de construcciones, las murallas.

También la muralla suponía una barrera de sanidad, se había convertido finalmente en una barrera sanitaria por medio de la cual era posible el control de enfermedades que podían afectar a la ciudad procedentes de fuera de la misma y relacionadas con el carácter portuario de la ciudad.

En el XVIII se vuelven a llevar a cabo en las puertas de acceso remodelaciones. Se reconstruye la puerta del Arenal, se abre una pequeña capilla en el pie derecho del postigo del Aceite, allí se coloca un retablo barroco que venera la imagen de la Inmaculada Concepción que es la patrona del  Barrio del Arenal y obra de Pedro Roldán; también se levanta la Puerta de San Fernando, que quedaba a la altura de la Real Fábrica de Tabacos hoy Universidad.

A partir de la revolución de 1868 se empieza  a derribar gran parte de las murallas como consecuencia fundamentalmente del incremento poblacional y del crecimiento urbanístico de la ciudad.

Quedan a salvo de los derribos los tramos desde la Macarena hasta la puerta de Córdoba, con siete torreones cuadrados y uno octogonal; también tramos en los Jardines del Valle, Calle Temprado  y Alcázar; y se conservan además la Torres de Abd el Aziz, la Torr de la Plata y la Torre del Oro, que se incluían como propias en las defensas murales.




525970_Jewelry General w/ Free Shipping

525970_Angel Sunglasses

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…