Ir al contenido principal

Fin del dominio musulmán en Uclés y la aparición del Monasterio.




 

Veréis como Uclés es un sitio de leyendas en donde la misma leyenda y la Historia se confunden y se envuelven en velos que difuminan la realidad de los hechos, pero el caso es que Zaida se bautiza como Isabel y habría sido la pareja, la mujer, la amante, la esposa, la concubina de Alfonso X, consorte que falleció de parto. Y la dote al parecer, no habría sido más que un pago por adelantado al rey, por parte de Al-Mutamid, para que velase por su familia y la defendiese.

Como sabéis, en la Batalla de los Siete Condes  o Batallade Uclés, el año de 1108 se produce la derrota cristiana a manos de los almorávides al mando de Tamim ben Yusuf. Mueren aquí muchísimos soldados y entre las bajas la del único hijo varón de Alfonso VI, su hijo Sancho Alfonsez, también hijo de Zaida. El dominio moro dura hasta 1157 y el en 1163, Alfonso VIII, pone a Uclés en manos de la Orden de San Juan y en el 1174 pasa a manos de la Orden de Snatiago. Desde este momento se convierte en la cabeza de la Orden y el Convento de Uclés lugar de educación y formación de los hijos de  la nobleza.

Tras tanta guerra, ya fratricida, porque cristianos y musulmanes “conviven” o se soportan, durante ocho siglos largos, en 1179 el monarca con el maestre D. Pedro Fernández de Fuente Encalada, al servicio de la Corona, proceden  a la repoblación de la zona diezmada hasta prácticamente su agonía. Así a la población de Uclés se la procurará favorecer con fueros y gracias que favoreciesen el incremento poblacional en la zona.

Será Maestre de Santiago al mando en Uclés en 1474 don Rodrigo Manrique y al año siguiente luchas de poder entre el segundo Marqués de Villena don Diego López Pacheco y don Rodrigo Manrique, que fue maestre entre 1474 y 1476 habiendo ganado la contienda.

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…