Ir al contenido principal

Atributos y mitos en Egipto






 
 
 
La religión egipcia se basaba en la observancia de unos ritos de culto a los atributos divinos. Estos ritos eran dirigidos a los atributos de un Dios singular. Los atributos o nombres divinos se aplicaban a todas las manifestaciones de la naturaleza, incluso, a hombres, animales o plantas.

El sol, Ra, era el símbolo del atributo divino a que se atribuía la fuente de toda vida, controlando el ciclo del río Nilo. Osiris era el representante del atributo divino que asumía el ciclo vital de nacimiento, muerte y resurrección. Siendo en un principio el símbolo de la vegetación, fue asesinado por su hermano Set, personificación del desierto, quien, envidioso de su prosperidad, lo despedazó.


Pero Isis, esposa y hermana de Osiris, tras una larga búsqueda y la realización de prácticas mágicas, pudo reconstruir el cuerpo y devolverle la vida. Una vez resucitado, Osiris fecundó a Isis, sin intervención carnal, dándole un hijo: Horus, el rey con cabeza de halcón. Este luchó contra su tío Set, venciéndole y restituyendo el poder sobre todo Egipto. 

Con la adopción de este mito, los reyes se consideraron hermanos o desdoblamientos de Horus, descendientes directos de Osiris y con poder permanente sobre Egipto. Osiris se convirtió en el imán o señor de los muertos, ya que representaba el Sol poniente y su reino se situaba en el oeste del Nilo. Durante la noche moría para volver a nacer.
Horus era el Sol naciente, el rey de los vivos. El culto a la osírica, se basaba en hacer el bien, se difundió desde los inicios del periodo histórico y más tarde alcanzó una gran aceptación popular. Osiris fue el ejemplo a seguir más próximo y accesible a los hombres con bajo rango social. Éstos podían disfrutar de un más allá similar al del rey a través de la figura de Osiris. Su leyenda se evocó con múltiples variantes por todo Egipto.

A lo largo de la historia de Egipto, la elaboración del pensamiento teológico y mitológico adquirió una gran complejidad, ya que unas ideas se sobreponían a otras, sin que una nueva argumentación invalidase las precedentes. Los sucesivos cultos a los distintos atributos divinos de un Dios singular, en función de los cambios políticos, se fueron yuxtaponiendo.
La supremacía de un atributo divino sobre los otros atributos dependía de las dinastías reinantes, quienes daban prioridad al atributo divino más representado en su ciudad y más deseado por el pueblo. Así estos atributos divinos tenían un acervo espiritual, al mismo tiempo que se usaban ritualmente para fines mundanos o políticos.
Texto compartido por Samir Hiweg, guía turístico, Egipto. 

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…