Ir al contenido principal

La Giralda




La torre campanario que corona la Reconquista de Sevilla poniendo la guinda a la catedral de Sevilla es la Giralda. La Giralda está dividida en tres cuerpos de los que los dos inferiores coinciden con el periodo arquitectónico almohade a finales del siglo XII, cuando el espacio en el que hoy se ubica la Santa Iglesia de Sevilla, era la mezquita mayor de la misma. 


 
 
Los motivos decorativos son a base de paños de sebkas y balcones y vanos ciegos, que tienen como precedentes en Rabat la Torre Hassan y enMarrakech la Kutubía, prácticamente gemela de nuestra Giralda, a no ser porque la sevillana está rematada y cristianizada con un tercer cuerpo, superior, de estilo renacentista que recuerda la Custodia del Santísimo, campanario y jarrones de azucenas en las esquinas como símbolo de la pureza y alusivos a la Inmaculada Concepción de la Virgen, pues Sevilla es baluarte del dogma dela Inmaculada Concepción. 


El cuerpo renacentista está coronado por una bola sobre la que se erige una figura femenina, que representa a la Fe y que está en estado de buen esperanza como lo indica su abultado vientre; ya tenemos ahí dos de las tres virtudes teologales: Fe y Esperanza; la Caridad, estaría representada por las cadenas de la catedral, que indican jurisdicción propia, aún hoy quien quiere reivindicar algo se refugia en la Catedral, sin saberlo están volviendo a épocas en las que quienes huían de la justicia civil se refugiaban en las gradas y templo de la Catedral para obtener inmunidad.


La figura que corona la torre en realidad es una veleta, que gira según el viento, pese a ser una pesada figura de bronce, hueca por dentro, quizás esto también sea símbolo de su preñez. Es llamada “El Giraldillo” a través de los tiempos, pero ni es una figura masculina ni una veleta al uso, sino que es la representación de la fe que mira allá donde vayan indicando los viendo y derrochando sus gracias.

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…