Ir al contenido principal

La Virgen de Los Reyes





La Virgen de los Reyes es patrona de Sevilla y de su archidiócesis, es una talla de estilo francés que según se cree fue una donación del monarca francés Luis IX al español Fernando III de Castilla, San Fernando; fue un regalo entre dos monarcas primos hermanos, que fue un referente en la lucha contra el infiel. Según la leyenda San Fernando habría visto en sueños o en aparición a la Virgen y en esta circunstancia algunos sitúan el origen de la talla.


La imagen tiene, por supuesto capilla propia, dentro de la Catedral de Sevilla y en ella se ubica la urna del monarca, cuerpo incorrupto que sufrió hacia 1993 restauración, las imágenes del proceso de restauración están custodiadas en el archivo capitular.

La imagen fue coronada el cuarto año de la década de 1900 canónicamente y es la primera talla expuesta a culto que tiene esta distinción en lo que se refiere a territorio andaluz.
Fue el Cardenal Segura quien le otorga el patronato, copatronato en realidad de la ciudad de Sevilla, junto con San Fernando, pero más tarde Pío XII extendería un breve pontificio declarándola patrona principal de Sevilla y archidiócesis.


Su autor ha quedado en el anonimato y por sus características solo puede afirmarse que data del siglo XIII y que es de estilo francés y es de las llamadas imágenes para bendecir, pues un mecanismo permitía bendecir a los fieles mientras procesionaba, aunque hoy los brazos están fijos, atendiendo al niño sedente en su regazo representado en majestad. No olvidemos que el elemento franco junto con otros contingentes extranjeros fueron traídos a Sevilla, tras la Reconquista, para su repoblación. Hay que decir que comparte características de estilo con la imagen de la Virgen del Rocío, que sería contemporánea de ella, y que se venera en la ermita del Rocío, aunque la onubense está de pie en su baldaquino.


Sale en procesión el día quince de Agosto, día de la Virgen de los Reyes e igualmente de Santa María de la Asunción o Virgen de la Sede, que es la titular del templo catedralicio.

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…