Ir al contenido principal

Las Murallas de Sevilla I


 
 
File:MurallasSevilla01.png
 
 
Las murallas de Sevilla fueron en tiempos de su construcción y por muchos siglos después unas cercas militares que rodeaban la ciudad, lo que hoy se conoce como el casco antiguo de Sevilla, desde la época romana, aunque anteriormente la ciudad estaría igualmente fortificada. Sufren continuas remodelaciones según van pasando tiempo, batallas y demás; y lo que hoy tenemos es fruto de los avatares vividos a lo largo de la historia de la ciudad a través de sus periodos romano, visigodo, islámico, reconquista, hasta el momento actual.

Subsistieron hasta el siglo XIX siendo parcialmente derribadas tras la revolución de 1868; y hoy se conservan algunos paños de muralla en el barrio de la Macarena, el más largo de los lienzos de muralla que se conservan desde casi La Barqueta hasta La Florida, interrumpiendose y volviendo a aparecer en el entorno de los Reales Alcázares de Sevilla, siguiendo la línea anterior por los Jardines de Murillo; rodean el centro neurálgico haciendo aparición y envolviendo la Casa de la Moneda, otro trozo está hy incrustado en la Delegación de Hacienda, Hospital de La Caridad, casas particulares y bares que continúan la manzana y parece perderse en El Arenal.

Existieron hasta dieciocho puertas y también postigos de acceso a la ciudad, de las cuales permanecen únicamente cuatro: la Puerta de la Macarena, la de Córdoba, el Postigo del Aceite y el del Alcázar; aunque quedan localizados los demás en puntos en los que el urbanismo moderno ha suplantado identidades.

La Muralla tal y como la conocemos es almohade, con cierta mezcla clasicista que le añaden las restauraciones de las puertas que continúan existiendo en el siglo XVIII.

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…