Ir al contenido principal

La arquitectura del Monasterio de Uclés




 

El Monasterio de Uclés tiene tres lienzos de muralla que lo protegen, la primera de las cuales se dispuso de forma que protegiera la antigua huerta que se beneficiaba de las aguas del  rio Bedija. El segundo lienzo de muralla y su función fue eminentemente militar y defensiva desde su construcción, lamentablemente verás que está muy deteriorado; y el tercer lienzo, el situado en la zona más elevada conecta una torre albarrana por medio de fuerte muralla a otro recinto fortificado que está compuesto por dos torres que se dan la mano mediante un arco.

Del siglo XVI datan la cabecera de la iglesia de Santa María, sacristía y refectorio. Como curiosidad, no te dejes sin ver la inscripción que marcó el comienzo de las obras y que podrás encontrar en uno de los contrafuertes que le sirven de descanso al ábside la iglesia, la inscripción marca el día 7 de mayo de 1529, seguramente se puso esa fecha en honor de la Virgen pues el día 7 de Mayo es la Ascención de la Virgen en cuerpo y alma a los cielos.

La fecha está justo a los pies de la figura del rey David, como en alegoría a que el rey David fue el origen de la familia de la que nació Cristo, sobre cuyas enseñanzas se erigió la Iglesia que ha perdurado a través de los tiempos. Las iglesias, las catedrales, los edificios religiosos, tienen su simbolismo que habla más que el cura sobre el púlpito.

En el monasterio trabajaron celebridades como Francisco de Luna y Andrés de Vandelvira, que fue su yerno y que también podemos ver su obra si nos acercamos por las catedrales de Cuenca y Jaén. Lamentablemente para construir el monumento en alguna de sus fases se trajeron de Segóbriga, sus suinas romanas hicieron de cantera y se aprovecharon lápidas como la que podemos ver en el refectorio al lado de la ventana central, en ella podemos leer "Iulius Celtiber".

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…