Ir al contenido principal

Uclés, la dominación mora




 

 En época de dominación musulmana la ciudad de Uclés tiene su castillo, su mezquita y sus termas; pero su importancia más relevante la tendrán en tiempos de Reconquista, cuando se convierte en sede de la Orden de Santiago. De esta época data el Monasterio de Uclés. Los monjes guerreros, los fratres, harían de Uclés un baluarte de la Reconquista.

Hay multitud de cosas que podemos ver en Uclés, aunque hay que saber algo de Historia para situarse y comprender lo que vemos y por qué es cómo lo vemos.

Sabemos por Historia Medieval que al-Fath ben Musa ben Dhi-l-Nun, en el año de 893, ver que no podía permanecer en Toledo más tiempo, decide instalarse y convertir a Uclés en su residencia y también en la capital del reino colindante. En el 896 construye una alcazaba y fortifica la ciudad que ya es independiente con respecto al Califato de Córdoba.

Al morir Musa ben Zennu, en 908, al-Fath, su hijo, hereda el señorío de Uclés y a este le vendrán a suceder su hijo Yahya y su nieto Fath ben Yahya. Pero el último es destronado y enviado a Madrid. En el año de 984 vuelve la familia con Abd al-Rahmán ben Dhi-l-Nun que permanecerá entre 984 y 1018.

En el 1025 se proclama señor de Uclés y rei de taifa Ismail-al-Zafir, la familia toma una gran fortaleza y los dominios e expanden hasta Valencia y Córdoba.

Por fin en 1085 Uclés es liberada del yugo moro, es reconquistada, aunque al año siguiente se vuelve a perder en la Batalla de Zalaca. Pero, al parecer en 1091 Alfonso VI la adquiere de nuevo como dote por su relación con la pricesa mora Zaida que era la nuera de Almutamid, que reinaba en Sevilla; la princesa sería la sexta esposa del monarca y de ella el rey tendría un hijo, Sancho Alfonsez; suya etimología nos viene a confirmar que “Sancho es hijo de Alfonso”, según indica la terminación “sez”.

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…