Ir al contenido principal

La Plaza del Duque





Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, es quien da nombre a esta plaza sevillana que linda con La Campana y con San Hermenegildo, Oratorio habilitado como parlamento de Andalucía antes de la restauración del Hospital de las Cinco Llagas como sede del Parlamento de Andalucía.

Velázquez, hijo de una familia con ascendencia portuguese y, por ende, de dudosa limpieza de sangre, recordemos que muchos los judíos y musulmanes se refugiaron en Portugal cuando los Reyes Católicos dieron la orden de expulsión allende las fronteras españolas. Esto constituía una sombra en su genealogía que le hacía ardua la tarea de conseguir su más preciado sueño: ser caballero de la Orden de Santiago, que por supuesto, exigía nobleza y limpieza de sangre.


Velázquez era un hombre realizado casi por completo, pintor afamado en su época, fue profeta en su propia tierra y creó escuela, fue pintor de la Corte, pero no había conseguido su sueño aún. Una vez llegado este momento se representaría en lo sucesivo a sí mismo con el hábito santiagués portando la cruz de la Orden de Santiago en su vestimenta, símbolo que le hacía a los ojos de todos parecer como el más honrado caballero santiaguista.


La Pintura Sevillana debe mucho a Velázquez, de ahí que lo honre con una plaza presidida por una escultura suya. Habrá quien busque en la Plaza del Duque la escultura de algún otro noble y no vea más que a un gran pintor encima de la peana de la misma, es ese, el Duque, el Duque de Velázque, Diego Rodrigue de Silva y Velázquez, uno de los pilares de la pintura barroca sevillana y de la pintura universal, que reflejó como nadie la sociedad de la época, tanto en las más altas como en las más bajas esferas, osando usar como modelos a los personajes más vulgares que encontraba y, convirtiéndolos en dioses a alguno de ellos, recordemos por ejemplo La Fragua de Vulcano, o Los Borrachos.

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…