Ir al contenido principal

ITÁLICA versus ROMA





A escasos kilómetros de Sevilla capital los romanos decidieron hacer una ciudad que dio emperadores a Roma. Roma era majestuosa pero también simbólica, así vemos como sobre las siete colinas sobre las que se había construido Roma, allá en el lugar donde la loba amamantó a Rómulo y a Remo, aquí en la Península Ibérica los romanos habían encontrado un lugar que les hablaba de su tierra natal. Habían encontrado un valle fértil, con un caudaloso río navegable y camino de lo que ellos denominaron -y así quedó por los siglos de los siglos-, la Ruta de la Plata, encontraron una sucesión de montículos de edad geológica muy antigua, suaves, siete en total y que son visibles según iniciamos camino hacia el Este, tomamos el puente del Alamillo para iniciar camino por la Ruta de La Plata o la Autovía con dirección a Extremadura. Las siete colinas se suceden constituyendo antesala de lo que habría de ser la ciudad militar, sanitaria y cultural que reproducía a pequeña escala todos los lujos de Roma. Era una ciudad para el descanso y solaz del soldado convaleciente, pero había casas familiares, teatro, anfiteatro; y en su arqueología podemos estudiar clara y fácilmente lo que fue y cómo fue la casa romana, la vida romana, la filosofía de roma trasplantada a Hispalis.


Las llamadas “Ruinas Itálicas” son los restos de esta ciudad al pie del río, hoy integrada en el término de Santiponce, pueblo que si sabe a nuevo es porque en realidad lo es; lo más antiguo es el Monasterio de San Isidoro del Campo, que representa un puntal de la fe sevillana y lugar de retiro de Guzmán el Bueno; por lo que se refiere a Santiponce, el originario se lo habría tragado el río con su furia en sus continuas riadas, hasta que en un momento de la Historia se decidió subir un poco la población para salvarla de las aguas.


El conjunto patrimonial que suponen Itálica y el Monasterio de San Isidoro del Campo, San Isidro del Campo en muchos documentos del siglo XVI y posteriores, es de singular valor cultural. Arqueología, Historia, religión, religiosidad popular y un largo etc. al que acompañan los vinos y cocina típicos de la zona.


Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…