Ir al contenido principal

Husitas

 

El bohemio checo, Jan Huss (1369-1415), fue sacerdote, teólogo, filósofo, profesor y rector de la Universidad de Praga. Tenía fuerte espíritu reformista como nacionalista y estaba dotado de una extraordinaria elocuencia.

Aprovechando el descontento de sus compatriotas, predicó contra el dominio germánico y la influencia latina y contra el abuso en la distribución de las indulgencias. Sus ideas  ejercieron una fuerte influencia e incluso se le encargó la traducción del ´Trialogus’. 

Huss, junto a su discípulo Jerónimo de Praga, predicó apelando a la autoridad de la Biblia de la que se consideraba su verdadero intérprete. 

Dirigió fuertes ataques contra el clero y el papado, exigiendo una reforma de la Iglesia. Esto supuso la intervención del arzobispo de Praga, Sbiuk, quien prohibió seguir con tales prédicas, pero Huss y su discípulo no  hicieron omiso. 

Siendo expulsados de Praga, Huss continuó divulgando sus ideales por toda Bohemia. Fue excomulgado en 1412 por el anti-papa Alejandro V (1409-1410). 

Convocado nuevo concilio ecuménico en Constanza (1414-1418) por el papa Gregorio XII (+1417), Huss fue llamado para dar explicación de sus teorías; y habiendo logrado un salvoconducto otorgado por el emperador alemán, Segismundo de Luxemburgo (1411-1437), se presentó en el concilio sin que con sus explicaciones quedaran convencidos los padres conciliares. En la XV sesión (06/7/1415) 30 de sus proposiciones fueron condenadas por heréticas,  Huss fue reducido al estado secular. 

 

Pero, no habiendo abjurado de sus opiniones, el emperador Segismundo decidió condenarlo a muerte en la hoguera, lo mismo sucedió a Jerónimo de Praga, poco tiempo después. 

Huss era considerado un verdadero prohombre por los bohemios, y en la actualidad considerado el padre de la lengua y literatura checa. Su ejecución provocó innumerables revueltas en su tierra natal. 

 

El movimiento husita había quedado descabezado y pronto surgieron insalvables tensiones internas que llevaron a la postre a inevitables escisiones. Por un lado estaban los moderados utraquitas (o calicistas) quienes exigían la comunión bajo las dos especies; Por otro, los radicalizados taboritas, cuyo principal líder fue Juan Ziska (llamado en realidad, Juan Trocznowa). Estos últimos no tardaron en involucrarse en la acción política, recurriendo a la acción armada para defender sus ideales. 

Fueron temidos por el uso que hicieron de la violencia. Perpetraron múltiples masacres contra los católicos checos. Los taboritas comenzaron a tener innumerables victorias en el campo de batalla, incluso en territorio alemán y húngaro. 

Muerto Ziska, le siguió en el liderazgo Procopio Hoby El Calvo. De un notable genio militar, al igual que su antecesor, continuó con los triunfos militares. 

Convocado un concilio en Basilea por el papa Martín V, los husitas decidieron participar con el fin de lograr la aprobación de 4 proposiciones:

a) que los sacerdotes pudieran predicar libremente la Palabra de Dios; 

b) que la comunión debía ser administrada bajo las dos especies; 

c) que el clero fuera despojado de sus bienes, y 

d) que se imponga pena capital a los sacerdotes por sus pecador mortales públicos (vgr. simonía, concubinato, abuso en la dispensa de indulgencias, etc.). 

Al no conseguir una rápida decisión, los husitas se retiraron del concilio. Sin embargo, los padres conciliares decidieron enviar teólogos a Praga llevando modificaciones a los 4 artículos propuestos. El partido utraquista rápidamente aceptó llegar a un acuerdo conocido como ‘Compromiso de Praga o Compactata’ (1433), logrando con esto la vuelta a la comunión con la Iglesia de Roma. En cambio los taboritas lo rechazaron, reasumiendo la lucha armada. En ese estado de cosas, el emperador Segismundo ingresó de lleno en la lucha contra los husitas, venciéndolos en la batalla de Lipania (1434), en la que murió su líder Procopio. Como consecuencia de ello, los husitas fueron dispersados y lentamente se perdieron, principalmente al ser absorbidos por el movimiento reformista surgido en el siglo XVI.

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…