Ir al contenido principal

Apolinarismo



Es el conjunto de doctrinas que desarrolló el obispo sirio, Apolinario de Laodicea (310-390). Había sido formado en el seno de la escuela teológica de Antioquía y, en un principio y en el marco de las controversias cristológicas, actuó como apologéta contra el arrianismo, que negaba la condición divina de Cristo, creyendo en esta lucha poder encontrar la solución y profundizar en el principio de la unidad del Logos encarnado, pero esto le llevó al error de negar la doble naturaleza, humana y divina,  de Cristo. 

Sostuvo que Cristo no podía ser un hombre normal entendiendo que para estar libre de todo pecado debía carecer de un alma racional necesariamente

Negó la plenitud de su divinidad, dedujo que Cristo era un ser intermedio, derivado de la unión sustancial entre Dios, el Hijo y un cuerpo inanimado. De allí que argumentara que  sólo tenía una única naturaleza: la divina, y que ésta, al encarnarse había tomado el lugar del alma racional y por tanto, no había asumido la condición humana de forma plena. Creyó dejar a salvo la santidad del Verbo ante el pecado, lo que es propio de la condición del alma humana. Apolinar sostuvo pues que en Cristo carecía de alma humana,  y que el elemento divino y humano se encontraban verdadera y sustancialmente unidas, dando preeminencia su divinidad en detrimento de su humanidad, siendo el Logos quien da vida o informa al cuerpo humano. 

Apolinar decía que Cristo era un ‘hombre celeste’. 

Fue condenada su filosofía por el papa San Dámaso I en el año 377, y tras el primer Concilio ecuménico de Constantinopla (381), el apolinarismo se extinguió poco tiempo después.

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…