Ir al contenido principal

Monarquianismo adopcionista o dinamista



Teodoto de Bizancio fue el principal impulsor de esta herejía cristológica influido por corrientes ebionitas y gnósticas.

Sostiene que Cristo era un hombre común o un ángel, según las corrientes adopcionistas más antiguas. Habría nacido de la Virgen María sobrenaturalmente  por obra del Espíritu Santo. 

Su condición divina la recibe durante el bautismo al ser ‘adoptado’ como Hijo de Dios  en el río Jordán, pero otros adopcionistas sitúan este hecho después de su resurrección. Por lo que en consecuencia, el Verbo o  Logos era una fuerza de energía divina que  temporalmente entró en Cristo para poder ejercer su misión mesiánica. 

Teodoto fue excomulgado por el papa San Victor I (192-201), pero consiguió formar una comunidad de seguidores en Roma,  quienes con el fin de defender estas doctrinas, recurren a las Sagradas Escrituras y al pensamiento clásico de filósofos como Aristóteles, Platón y Euclides. 

Otros representantes importantes de esta herejía adopcionista fueron Teodoto el Joven, que afirmaba que existía una especie de intermediario entre Dios y los ángeles, Melquisedec, y principalmente, Pablo de Samosata, obispo de Antioquía  entre 260-268; y el obispo de Sirmio, Flotino que fue excomulgado en el año 351. En sus predicaciones  comenzó Pablo a negar la doctrina trinitaria así como la divinidad de Cristo, motivo por el cual se convocó en el año 264 un sínodo con la finalidad de exigirle la retractación de sus opiniones. Su actitud dubitativa motivó su excomunión en un nuevo sínodo (268) en el que se le depuso del cargo eclesiástico que ostentaba. 
 
Hubo una versión más antigua y mitigada del adopcionismo en el curso de la historia,  antes de la aparición de Teodoto de Bizancio y de Pablo de Samosata, entre los años 140-150 en el pensamiento de Hermas que se supone de origen judío y, hermano del papa S. Pio I (142-157); y  autor de “El Pastor’. Según su pensamiento Cristo es el siervo escogido o adoptado por Dios, donde habita el Espíritu Santo y que no es concibido como persona sino como potencia divina, participando de sus privilegios con motivo de su fidelidad.
 
En el discurso del siglo VIII reaparece el adopcionismo que reformula el obispo de Urgel, Félix y  Elipando de Toledo. La herejía es condenada durante el segundo Concilio Ecuménico de Nicea (787) solemnemente y después por el papa Adriano I en el año 794.


Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…