Ir al contenido principal

Subordinacionismo



Subordinacionismo es el conjunto de opiniones teológicas heterodoxas elaboradas por  autores cristianos que, intentaron explicar y defender la doctrina trinitaria, con el fin de contrarrestar la herejía modalista. Es unánime y general  la opinión de los historiadores que afirman que no constituyó una herejía propiamente dicha, puesto que nunca pretendió constituirse en una doctrina oficial, aunque contrariaba la ortodoxia de la doctrina cristiana con su opinión teológica. Sus autores fueron llamados a atenerse fielmente a la ortodoxia y ellos se sometieron a estos dictados pacíficamente. 

Estaban influenciados por el estoicismo y los subordinacionistas cometían el error de destacar exageradamente la distinción existente entre el Padre y el Hijo, hasta el punto de llegar a subordinar el Hijo al Padre, en mayor o menor medida.  

Estimaban que en el Hijo de Dios operaban dos realidades distintas, una, la realidad del Logos interior, la Palabra pensada y formulada mentalmente, igual al Padre eterno; y la otra, era la del Logos exterior, o Palabra pronunciada, pensada por el Padre e instrumento de la creación que le permitía el contacto con el mundo fuera de Dios, y en ese sentido, en tal carácter o cuestión, no era igual a Dios-Padre, ni tampoco eterno como El, ya que la creación viene en el tiempo, por lo que como la propia creación, el Hijo de Dios, en su carácter de Logos exterior, no es más que el fruto de una libre decisión de Dios. 

   Justino

Por tanto, si Dios es quien determina crear al mundo,  el Hijo se encuentra necesariamente, subordinado al Padre. Muchas ideas de la Patrística, de los llamados Padres de la Iglesia,  estuvieron influidas por estas opiniones, tales son los casos de Justino, Hipólito, Orígenes y Tertuliano.

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…