Ir al contenido principal

Marcionismo


Esta herejía es de origen gnóstico, fue difundida por Marción, oriundo de Sínope, hoy Turquía. Llega a Roma en el año 139 y decide fundar su propia Iglesia cuando due expulsado de la comunidad cristiana en al año 144; ya había sido excomulgado por su padre,  que al parecer era obispo de Sínope. 

Marción diferenciaba el Dios revelado en el Nuevo Testamento del Dios del Antiguo Testamento, apareciendo misericordioso y benévolo en el Nuevo Testamento a diferencia del Dios de Israel del Antiguo Testamento que aparecía como justiciero, señor del mundo que había impuesto la ley y el temor; y consideraba al cristianismo una sustitución del judaísmo, no como su cumplimento.

Aceptaba como canónicos sólo al Evangelio de Lucas y las diez Epístolas de San Pablo, rechazando el resto así como todo el Antiguo Testamento. 

Negaba que Cristo hubiera nacido de la Virgen María y también negaba su muerte real en la cruz, no había nacido en carne, así que según su opinión carecía de un cuerpo real y sólo era apariencia. 

Practican el ascetismo riguroso, prohibió vino y matrimonio. 

La herejía fue combatida por San Ireneo, Tertuliano, San Justino, Melitón de Sardes y Teófilo de Antioquía. 

Adquiere nuevo impulso de la mano de un discípulo de Marción, Apeles, pero modificó sus doctrinas en algunos aspectos, rechazando el principio dualista del gnosticísmo, también  afirmando que la creación había sido obra de un ángel caído y no del Demiurgo e identificaba a éste con el Dios del Antiguo Testamento. Creía en la preexistencia de las almas y estimaba que habían sido encerradas en un cuerpo al ser arrojadas al mundo material, en lo que Cristo constituiría una excepción por su condición celestial, afirmando que no fue Cristo quien estuvo en la Tierra sino su apariencia. El marcionismo  se extinguió en el s. V.

Entradas populares de este blog

Alfabeto fenicio

Naturaleza de la obra de arte

La obra de arte es resultado de una serie de factores. Estos factores influyen en el creador y en la obra en sí, componentes individuales, intelectuales, sociales y técnicos.

La obra de arte es reflejo de la personalidad creadora, podemos apreciar las características psicológicas del artista en su obra. Pero el autor  actúa con la referencia de su propio yo junto a la influencia del mundo exterior, de una realidad, visible que procesa e interpreta.

El arte es reflejo de la sociedad de cada momento en que surge; y sobre la personalidad del artista se superponen pensamientos y sentimientos experimentados en la época en la que e está trabajando, influenciando del mismo modo los acontecimientos históricos.

Por tanto el arte no solamente es la expresión de la personalidad de un artista, sino que en ella quedan patentes múltiples aspectos de la época y de la sociedad, aunque todo ello, en la creación estará bajo el genio indivi…